martes, noviembre 29

La vecina en bragas...

Tendedero

Hace unos días, en el patio, mientras tendía la colada, vi a la vecina de enfrente tendiendo también. Vestía una camiseta de manga larga y unas bragas. Y sonrió al saludarme.

Me dió mucha alegría al verla así.

Sí. Sé que dicho así queda un poco "extraño"  pero... dejad que os explique.

Mi vecina tenía un marido que era muy fascista y muy borracho. No sabría decir si era más de lo primero que de lo segundo, o viceversa. Pero de ambas cosas era bastante. Supongo que ella no llevaría especialmente mal que fuera muy fascista, y le incomodaría más que fuera muy borracho. Mi caso era el opuesto. Me molestaba más por fascista. Claro, que no era yo el que esperaba en casa, para verlo entrar como un pelele ridículo harto de copas. Yo sólo sabía que al otro lado del muro, en el piso contiguo, dormía un fascista que, por cuestiones que no vienen al caso, además tenía licencia de armas. Eso era lo que más me inquietaba.

La parca no entiende de ideologías. Así que un buen día, mi vecino el fascista borracho, murió. Y la causa no fue muy original dada su afición desmedida por la bebida: una cirrosis fulminante. De esto hace ya una decena de años.

Ella quedó muy afectada con su muerte. A veces nos acostumbramos a las personas y cuando faltan, es como si se hundiera nuestro mundo. Aunque racionalmente, no los echemos de menos en absoluto, simplemente porque nos hemos acostumbrado a su presencia, como te acostumbras a leer mientras estás sentado en el retrete, o a meterte el dedo en la nariz durante los atascos.

En otras ocasiones el motivo de esa afectación es más trágico aún: "eres mi vida, no podría vivir sin ti"... y resulta que es verdad, que esas personas deciden no ser ya un ser vivo autónomo, sino un organismos dependientes de otro. Esto último es más lamentable aún, aunque esa dependencia sea por amor.

No sé si ella lo echó de menos, ni siquiera tengo la certeza de que él fuera "su vida"... Pero os aseguro que la muerte de su marido le desgarró el alma durante demasiado tiempo.

Eras mi vida....

Así, comenzó a apagarse, lentamente. Yo, al verla, siempre pensaba: "ahora que tiene motivos para vivir, sin que nadie le amargue la vida..." Pero no. Como dirían las personas mayores "se dejó": no cuidaba su aspecto, no se arreglaba, siempre con un chándal oscuro, encerrada en sí misma....

Hace unos días, en el patio, mientras tendía la colada, vi a la vecina de enfrente tendiendo también. Vestía una camiseta de manga larga y unas bragas. Y sonrió al saludarme.

Me dió mucha alegría de verla así... hasta que la vi colgar unos calzoncillos boxer de hombre.

Está bien que mi vecina vuelva a ser feliz. De verdad que me alegro, Y me gusta que se sienta amada y deseada de nuevo. Pero no me gustaría que pensara que "no puede vivir sin él".

Esta vez no, vecina. Puedes vivir, colgando calzoncillos o sin colgarlos... pero recuerda que no eres parte de nadie.

viernes, noviembre 4

Las vueltas de la vida....

Iraqi refugees in Turkey

Nació lejos, a casi cuatro mil kilómetros de distancia. Cuando yo lo conocí, era un tipo calvo, de mediana edad, con ojos negros, muy brillantes. Criado en el seno de una familia de clase acomodada, cuando de joven se encaprichó en estudiar Medicina en el sur de Europa, nadie puso reparo alguno. Se matriculó en Granada y, durante la carrera, quedó encandilado de una andaluza, de ojos tan negros como los suyos y pelo zahíno. Se casaron, y fundaron su propio hogar, en esta ciudad. El trabajo nunca faltó.

Jamás sufrió el desprecio del racismo. Seguramente porque nunca fue pobre. Y es que, para muchos, no es lo mismo ser "el moro" del segundo, que ser "Don Fulano, el pediatra árabe del segundo". El racismo suele ser económico.

Siempre que mentaba a su ciudad, esa que visitaban al menos una vez al año, sus ojos negros brillaban más que nunca. Contaba sus bellezas, hablaba de sus monumentos, enumeraba las similitudes con Granada y su gente. Recordaba a sus padres y hermanos: prósperos comerciantes a los que la fortuna y el trabajo duro les permitía vivir más que bien en la Ciudad Vieja, aquella que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad.

Los parientes de allá también venían frecuentemente a Granada. Pasaban una o dos semanas, disfrutaban de la familia, estrujaban sus tarjetas de crédito y volvían a su tierra, cargados de caprichos y de regalos.

Pero llegó la guerra, la maldita guerra. Y Abdul contempló horrorizado como la sinrazón acababa con muchos de los suyos, con sus negocios, con su futuro, con la esperanza de todos. Abdul vio, y ve aún, como su ciudad, Alepo, se ha convertido en un sanguinario campo de batalla de un presidente tirano, de unos desquiciados que usan el nombre de Dios como excusa y de unas cuantas potencias extranjeras que quieren demostrar a las otras "que la tienen más grande" que las demás. Mientras, la gente muere.

La familia de Abdul en Alepo, los pocos que sobrevivieron, fueron afortunados, comparados con sus conciudadanos de menos recursos. Juntaron sus alhajas y una decena de miles de dólares y huyeron, dejando su pasado desangrándose detrás. Huyeron al norte, hasta Turquía. Desde ahí, después de pagar sobornos, después de viajar como animales en camiones a precio de vuelo en First Class, después de cientos de penalidades... llegaron a un campo de refugiados en algún lugar de Europa del Este.

Hoy, la familia de Abdul, vive en una tienda de campaña donada por la Canadian Red Cross. Un policía sin escrúpulos les "confiscó" las alhajas, y los dólares que quedaban. Sus móviles de última generación son ahora cacharros inútiles después de que la lluvia y un tiempo infernal, los mantuviera húmedos durante semanas.

Sin embargo, guardan esos móviles inanimados. Quizás porque sea el último vestigio que les queda de un pasado brillante, no muy lejano, en el que vivían plácidamente en su casa de la ciudad vieja de Alepo.

Esos recuerdos ayuda a pasar los días en una tienda de campaña por la que cuela a partes iguales el frío y la lluvia...

jueves, noviembre 3

El nuevo gobierno de Mariano Rajoy...

Berlin Zirkus

PRESIDENTA: Angela Merkel
VICEPRESIDENCIA, MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA Y PARA LAS ADMINISTRACIONES TERRITORIALES: Angela Merkel
MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Y COOPERACIÓN: Angela Merkel
MINISTERIO DE JUSTICIA: Angela Merkel
MINISTERIO DE DEFENSA: Angela Merkel
MINISTERIO DE HACIENDA Y FUNCIÓN PÚBLICA: Angela Merkel
MINISTERIO DEL INTERIOR: Angela Merkel
MINISTERIO DE FOMENTO: Angela Merkel
MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE Y PORTAVOZ DEL GOBIERNO: Angela Merkel
MINISTERIO DE EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL: Angela Merkel
MINISTERIO DE ENERGÍA, TURISMO Y AGENDA DIGITAL: Angela Merkel
MINISTERIO DE AGRICULTURA, PESCA Y ALIMENTACIÓN Y MEDIO AMBIENTE: Angela Merkel
MINISTERIO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA Y COMPETITIVIDAD: Angela Merkel
MINISTERIO DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD: Angela Merkel

sábado, octubre 29

La paella de Mariano

The Castle Guardian

Como muestra de agradecimiento por su apoyo en la investidura, Mariano Rajoy invitará a una paella a los diputados y diputadas del PSOE. La cita será, Dios mediante, en los jardines del Palacio de la Zarzuela, mañana domingo a las 12 horas. A esa hora tendrá lugar la Santa Misa, para dar paso posteriormente, a la comida, en torno a las 13 horas.

Eso sí, el vino deberá ser aportado por los diputados del PSOE, a los que se recuerda que el Señor Presidente es muy de Ribera del Duero. Así, a título meramente informativo, se informa a los invitados que un Vega Sicilia del 36 es muy del gusto del Señor Presidente.

jueves, octubre 27

Saltarse el stop

En Pegalajar, en la comarca andaluza de Sierra Mágica, estaban cansados de que los conductores se saltaran la señal de STOP de este cruce. Pero han encontrado la solución.

Pegalajar, Andalucía

Ahí está. A ver quién es el valiente que se salta ahora el STOP de Pegalajar. Renaud Lavillenie, si acaso...

lunes, octubre 17

Porque tuve hambre...

Iglesia San Juan de Ávila

La Iglesia San Juan de Ávila, fue diseñada en 1989 por el arquitecto Francisco Álvarez Puerto.

Iglesia San Juan de Ávila

Se encuentra en Granada, en la Antigua Carretera de Málaga.

Allí saben que la gente sin hogar aprovecha cualquier recoveco para colocar sus cartones, sus mantas sucias y pasar la noche.

Evitando que duerman las personas sin hogar...

Pero no se amedrentaron, supieron darle solución: nada como unos discretos pivotes de hormigón para evitar la pereza de los indeseables...

Evitando que duerman las personas sin hogar...

miércoles, octubre 12

12 de Octubre: Día de la Hispanidad

Hoy, 12 de octubre, España celebra su "fiesta nacional". Fiesta excluyente donde las haya, en la que se mezclan un ligero tufo franquista, con un componente religioso-militar, y con un tercer añadido, la conmemoración de la expansión colonialista en ultramar.
Y es que, este 12 de octubre recuerda demasiado a aquel "Día de la Raza" franquista, bendecido por la Virgen del Pilar (patrona de la Guardia Civil) y, como guinda, coronado todo por el  "Descubrimiento de América" (aquel día en que Cristóbal Colón, creyendo haber llegado a Cipango, en Japón, pisó la tierra de Guanahani).

Franquismo, catolicismo, Guardia Civil, colonialismo, genocidio... no diréis que no tiene ingredientes sustanciosos el Día de España. Ninguno de ellos novedosos, eso sí...

Pero vamos, que hay quien lo celebra, y es respetable.

Demonio de los Andes

En Perú, por ejemplo, se puede celebrar bebiendo un pisco acholado "Demonio de los Andes", brindando por la Madre Patria y recordando a aquellos cristianos viejos que los civilizaron...

lunes, octubre 10

Apoyo visual

Corre por ahí una leyenda urbana... Asegura que los jubilados de nuestro país, ocupan su tiempo observando y "controlando" las obras públicas que encuentran a su paso. Vamos, aquella imagen de una zanja con dos o tres trabajadores, y por encima de ella ocho o diez jubilados mirando y, en algunos casos, haciendo algún comentario sobre la faena.

Pero vamos, que eso de mirar cómo trabajan otros...

La niña y el submarinista

.... no es sólo "cosa de viejos".